paperblog

viernes, 25 de marzo de 2011

Inflexiones esenciales


         ¿Qué me sucederá mañana, que no haya pasado ayer?
        
     Las horas como gotas de rocío,
          desaparecen sin que me de cuenta.

Como devorador, el sequedal me alcanza

Voy a trasponer el cordón,
 y correré por las calles vacías entre árboles desnudos,
despojados.
Llegaré al ruedo
 Buscaré a las ménades
Ya he recorrido el camino apolíneo
 Guardaré la poesía.
 Iré al encuentro de Dioniso
Viviré su magia
 con su sortilegio
 sospecharé
 un mundo utópico
 
 

 



2 comentarios:

  1. Manuc, que alegría saber que vuelves siempre a ese lugar que te hace tan bien y que haces tan bien: la escritura. Es un poema hermoso. Un gran abrazo,

    ResponderEliminar
  2. Bellísimo, dulce, melancólico! Te felicito

    ResponderEliminar